Al igual que el aceite de coco, la manteca de karité es uno de los grandes aliados en la cosmética natural casera para la elaboración de cremas, lociones protectoras, mascarillas etc...

La manteca de karité  Bio conocida como Shea Butter o por su nombre científico Butyrospermum parkii, proviene del oeste de África y se obtiene de la presión en frío de la nuez del fruto del árbol del karité. Es rico en ácido linoleico, ácido oleico, ácido palmítico, esteárico y con alto contenido en insaponificables, es por esto que calma las pieles irritadas.

Es sólida a temperatura ambiente pero se vuelve líquida al calentarla, por lo que es ideal para mezclar con otros aceites vegetales y aceites esenciales para crear nuestra cosmética casera.

De sus  propiedades podemos destacar que es un gran hidratante, emoliente y regenerador de la piel así que va a ser un buen aliado en nuestras formulaciones para pieles maduras. También tiene un pequeño factor de protección de solar y si lo utilizamos como mascarilla para el pelo para después del sol y la playa, nos aportará nutrición a la fibra capilar y reparará el cabello seco y estropeado por el cloro, viento, etc.. Mezcla  la manteca de karité con aceite de coco Bio  y aceite esencial de Ylang-Ylang para una mascarilla capilar ultra reparadora e hidratante muy exótica.

En cosmética natural se utiliza muchísimo para productos de bebés ya que trata la irritación de pañal y se puede añadir en la elaboración de geles suaves para nuestros pequeños.

Lo encontramos también como buen ingrediente, al igual que la manteca de cacao, para la elaboración de bálsamos labiales, ya que previene que los labios se sequen. Dará textura y consistencia al producto.

Nosotros lo utilizamos como producto estrella en las cremas para embarazadas para prevenir las estrías. Hace que la piel esté más protegida y con mayor elasticidad en esta etapa de grandes cambios que experimenta la piel. Se puede mezclar con aceite de argán Bio, aceite de avellanas que también aporta mucha elasticidad y/o Aceite Rosa mosqueta.

Conseguiremos un crema untuosa pero de fácil absorción, muy protectora y emoliente. Aunque no usemos aceites esenciales contamos con las excelentes propiedades que obtenemos de los aceites vegetales, siempre de 1ª prensada en frío y/o Bio.

Receta Crema Antiestrías para embarazadas  de 100ml

  1. Desinfectar todos los utensilios a utilizar.
  2. Poner en un bol 50gr de Manteca de Karité Bio (Butyrospermum parkii) y 16gr de aceite de avellana Bio, calentar al baño maría hasta que la manteca se funda.
  3. Añadir el resto de aceites vegetales a elegir hasta llegar  a los 100gr total de la fórmula. Mezclar bien y dejar enfriar.
  4. Cuando esté más frío y obtenga una consistencia más sólida añadir 10 gotas de vitamina E como antioxidante. Le podemos añadir una fragancia natural como vainilla, coco etc..
  5. Transferir en un tarro y dejar que se acabe de enfriar y se convierta en una textura más sólida y cremosa.

Aplicar  la crema cada día con un suave masaje, tanto en la barriguita y cintura por detrás. Se puede aplicar en los senos y también es ideal para después del embarazo.