Habrás oído hablar de la crema más antigua que se sigue utilizando hoy en día, la famosa cold cream, una crema creada por el  histórico médico griego Galeno (129-201 d.C)

Se le llamaba  así por el tipo de emulsión y porque al aplicarla sobre la piel aportaba una sensación de frescor y calma. Galeno la realizaba con tan solo tres ingredientes, cera de abejas, aceite de almendras y agua de rosas y la usaba en sus pacientes  para tratar dermatitis, psoriasis, quemaduras y cualquier problema de piel.

¿En qué te puede ayudar esta crema milenaria?

Como te hemos contado antes puede tratar problemas de piel ya que la cera de abejas crea una capa protectora emoliente y es calmante. Está muy indicada si tienes la piel seca o muy seca ya que te aportará nutrición e hidratación y también para pieles sensibles. Tenemos que decirte que para tratar los problemas del pañal del bebé es mano de santo.

Y ahora que empieza la primavera y con ella el buen tiempo...seguro que aprovecharás momentos para estar al aire libre y captar algún rallito de sol en la cara ¿cierto? Pues esta crema fría te ayudará para después de la exposición al sol. Un after sun milenario!

Y por otro lado estarás elaborando una receta creada hace más mil años con ingredientes puramente naturales  para cuidar de ti y de los tuyos.

“Todo es cuestión de proporciones cuando los ingredientes son puros”

¿Qué necesitas para elaborar tu coldcream?

Únicamente tres ingredientes muy fáciles de encontrar.

  • Crea de abejas lo menos refinada posible. Si eres vegana puedes sustituirla por cera de candelilla, de carnauba o cera de mimosa que además está muy indicada para pieles sensibles.
  • Aceite de almendras 1ª prensada en frío aunque nosotras lo hemos sustituido por el aceite de Jojoba 100% natural para que se adapte a todo tipo de pieles.
  • Hidrolato de rosas damascena bio  ayudará a calmar y refrescar la piel, en el caso que no encuentres hidrolato puedes hacer una infusión de cualquier planta calmante como la malva o manzanilla.

Ingredientes para elaborar tu cold cream de 50ml

Fase A:

23g de aceite de almendras dulces o de Jojoba

2,5g de cera de abejas amarilla o  de candelilla

Fase B:

25g de hidrolato de rosa damascena bio o infusión de plantas.

Paso a paso.

Paso 1: Es muy importante  limpiar y desinfectar muy bien los utensilios que vas a utilizar.

Paso 2: Transferir la Fase A en un bol y calentarla  al baño maría  hasta que la cera se funda.

Paso 3: Transferir la Fase B en otro bol y ponerla al baño maría pero solo hasta que esté un poco tibia.

Paso 4: sacar las dos fases del fuego y verter la Fase B en la fase A mientras agitas  enérgicamente con una batidora manual sin parar hasta que se emulsiones y se crea una textura cremosa y homogénea.

Paso 5: Añádele  10 gotas de conservante geogard y envásalo en un tarro.

Esta crema tiene caducidad de 1 mes aproximadamente.

Anímate a elaborarla, puede ser tu gran aliado en cualquier momento que necesites un extra de protección y calma, verás que crea una capa protectora  y entenderás porque esta ha perdurado más de mil años.